Artículos

¿Qué vestía el hombre del Renacimiento? Historiador recrea atuendo del siglo XVI

¿Qué vestía el hombre del Renacimiento? Historiador recrea atuendo del siglo XVI



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En el siglo XVI, un contador de la ciudad alemana de Augsburgo llamado Matthäus Schwarz estaba ocupado ascendiendo en los círculos sociales, y lo hizo en parte conociendo la última moda y vistiendo bien. Ahora sus esfuerzos se están recreando en un proyecto de investigación experimental en la Universidad de Cambridge.

Cuando se convirtió en el jefe de contabilidad de la casa bancaria Fugger, Schwarz se encargó pinturas de sí mismo que mostraban con considerable detalle la ropa que componía su vestuario cambiante y muy de moda. Estos retratos, conocidos como el Libro de la ropa de Schwarz, representan un tesoro de información para cualquier persona interesada en la historia de la moda, así como en las representaciones renacentistas del yo como acto visual.

Dr. Ulinka Rublack está utilizando estos retratos para recrear una reconstrucción históricamente precisa de uno de estos conjuntos. El proyecto revela el papel de la vestimenta en la transmisión de mensajes sociales y políticos complejos y la forma en que la moda tuvo un efecto profundo en el estado de ánimo y el comportamiento.

Para hacer realidad su proyecto, la Dra. Rublack contó con la experiencia de la historiadora de vestuario y diseñadora de teatro Jenny Tiramani, para quien la precisión histórica es de suma importancia. Ha trabajado con algunos de los directores de teatro más importantes del país, incluidos Sir David MacVicar y Tim Carroll, y recientemente creó la Escuela de Vestimenta Histórica con el respaldo de Mark Rylance, Sir Roy Strong y Dame Vivienne Westwood. Su conocimiento de los materiales, la forma y la construcción de la ropa de principios del siglo XVI del tipo que usaba Schwarz fue vital para el éxito del proyecto.

Para armar el atuendo en la pintura, Schwarz habría necesitado muchos meses de esfuerzo para obtener los materiales y los artesanos para hacerlos. Le habría supuesto un gasto considerable. Y para ponerse las prendas terminadas en la intimidad de su hogar, Schwarz habría necesitado la ayuda de sirvientes para atarlo con fuerza. Para lograr la cintura estrecha que exige tal atuendo, se habría negado a sí mismo alimentos ricos.

Como historiador de la cultura material, el Dr. Rublack busca acercarse al pasado observando las cosas con las que la gente vivía y entre ellas, y explorando sus complejas relaciones con los objetos que usaron y coleccionaron. Está particularmente interesada en la moda y su investigación se concentra en el Renacimiento y la Reforma.

Muchas de las cosas que han sobrevivido de estos períodos son aquellas que se miraron en lugar de usar, artículos preciosos que se consideraron reliquias y se vincularon con nociones de valor continuo: pintura y escultura, joyas y curiosidades, por ejemplo. Mucho más raros son los artículos que tenían, al menos en parte, una función práctica, como textiles, ropa y calzado. Y cuanto más se retrocede, menos son los ejemplos de este segundo grupo de cosas que se nos transmiten.

Los historiadores de la cultura material necesitan mirar fuentes visuales y escritas, como retratos y diarios, además de inventarios, para construir una imagen de cómo vivían las personas en relación con las cosas que poseían, y los roles que estas cosas jugaron en la configuración. sus vidas. En el caso de la moda, el elemento modelador adquiere un sentido literal: así como el cuerpo exige a la ropa, la ropa también exige al cuerpo.

En su libroVestirse: identidad cultural en la Europa del Renacimiento, El Dr. Rublack cuenta una vívida historia de cómo las personas en la sociedad expresaron sus aspiraciones y emociones a través de apariencias en una época que experimentó cambios fundamentales en la forma en que se fabricaban y comercializaban las cosas. El proceso de escribir el libro la acercó a la experiencia de qué colores, texturas y cortes atraían a hombres y mujeres en ese momento, pero quería comprender mejor los procesos prácticos que intervienen en la confección del vestido y el estilo. experiencia de llevar prendas que, a nuestros ojos, son tan extravagantes.

El retrato que eligió el Dr. Rublack muestra un atuendo que Schwarz usó en 1530. Lo hizo para uno de los eventos más importantes de la época: el regreso del emperador Carlos V a Alemania después de un período de nueve años durante el cual muchas partes de el país se había vuelto hacia la fe protestante. Augsburgo fue testigo de enfrentamientos de larga data entre protestantes y católicos y eventualmente toleraría ambas religiones.

El propósito del atuendo era impresionar y, en particular, señalar la lealtad de Schwarz al catolicismo y al Emperador. E impresionó: en 1541 Schwarz fue ennoblecido, un tremendo salto en el estatus social para un hombre que era hijo de un comerciante de vinos. Aunque estaba bien, era esencialmente un escriba que trabajaba con cifras, registrando las transacciones comerciales y administrando los créditos de la empresa comercial Fugger.

“Los colores rojo y amarillo están asociados con la felicidad, y demuestran la alegría de Schwarz por la visita del Emperador y su hermano Fernando de Austria. Schwarz señala que deseaba "complacer a Ferdinand" y lo hizo expresando simbólicamente alegría, agilidad juvenil, orgullo y belleza. La suya fue una actuación estética de los valores políticos a través del gasto y el esfuerzo que había invertido en la creación de un atuendo tan maravilloso ”, dice el Dr. Rublack.

“Lo que hemos aprendido en el transcurso de este proyecto es cuán espectacular y dramático habría sido tal ensamblaje. El efecto del amarillo brillante es casi deslumbrante cuando lo miras durante algún tiempo. La coordinación de texturas, tintes y materiales es sutil e ingeniosa. El atuendo fue diseñado para levantar el espíritu, hacer que la gente se maravillara con la novedad y lucir una civilización avanzada ".

El manejo de las prendas confeccionadas para el proyecto ha demostrado hasta qué punto el peinado de última hora contribuyó a conseguir el look adecuado. El Dr. Rublack dice: “La camisa, el jubón y las medias tendrían que ser ajustados hábilmente por al menos un sirviente cuando Schwarz se vistiera por la mañana para que funcionen perfectamente juntos. Una vez que hubiera tomado su espada y caminado por las calles, un hombre como Schwarz estaría completamente seguro de su logro de vestuario, pero igualmente se habría preocupado por cualquier mota de suciedad o costura suelta, así como por comer y beber en exceso. "

La alta costura sigue una línea peligrosa: al hacer una declaración audaz, es fácil parecer tonto. La fascinación del Renacimiento por la creación de imágenes fomentaba la exhibición personal, pero esto tenía que equilibrarse con la conciencia de los peligros del autoengaño y el ridículo. En el Renacimiento, como en la actualidad, la moda fomentaba tanto los miedos como las fantasías y la diversión, la apertura al cambio y la reflexión sobre lo que significa ser humano.

Fuente: Universidad de Cambridge


Ver el vídeo: Vestimenta de señora, segunda mitad del siglo XVI (Agosto 2022).